10 cosas que tienes que hacer en Maldivas

Elegido como uno de los destinos turísticos más hermosos del mundo por millones de personas, Maldivas combina a la perfección paisajes, cultura, aventura y comodidades para disfrutar de unas vacaciones de ensueño. No es de extrañar por lo tanto, que la demanda turística a lo largo de sus atolones vaya en aumento. Y es que las experiencias que puedes tener en cada uno de ellos son maravillosas.

Si aún te lo estás pensando o ya decidiste conocer este lugar, no querrás dejar de aprovechar tu tiempo libre al máximo. Por eso te comentamos diez cosas que deberías ver o hacer en las Islas Maldivas, al menos una vez en tu vida.

Viajar en hidroavión

Los hidroaviones son un vehículo muy común en Maldivas para trasladarte desde el aeropuerto hasta los atolones más lejanos. Si tienes la oportunidad de subirte a uno, te encantará admirar la belleza del territorio desde los aires.

Sus aguas azules que cambian de color en determinadas áreas, la vegetación de sus islas y la biodiversidad de sus mares. Fotos majestuosas se pueden tomar incluso en el vuelo más corto, pero las imágenes más importantes se quedaran en tu memoria.

Adéntrate en las calles de Malé

Si te hospedas cerca de la capital de Maldivas, no desaproveches la oportunidad de conocer la vida local, pues te impresionarás por la mezcla de colores y culturas que se vive en sus calles.

Algunos lugares de interés que te gustarán son el Parque Sultán, sitio donde alguna vez se levantó el palacio de los antiguos sultanes y cuyos jardines pueden ser un lugar de descanso; la playa artificial y las numerosas mezquitas que pueblan la ciudad. También puedes tomar algo refrescante sin alcohol en algún bar o conocer sus mercados.

En el Mercado Local encontrarás frutas, vegetales y otros productos típicos del país a muy buen precio. Muy cerca de allí se encuentra el Mercado del Pescado.

Sal a pescar de noche

Mucha gente de las islas locales tiene la costumbre de salir a pescar de noche, algo que es muy especial si te encanta observar el cielo estrellado sin la contaminación lumínica de las grandes ciudades a la que estamos acostumbrados.

El mar en sí, desprende una tranquilidad increíble bajo la luz de la luna, entre la cual podrías encontrar el escenario perfecto para meditar o tomar fotografías irrepetibles. Aunque regreses con tus redes vacías, puedes tener la certeza de que una experiencia como esta valdrá muchísimo la pena.

Mira la puesta de sol desde la playa

Maldivas también puede ser pacíficamente bella de día, justo antes de que el sol se ponga. No en vano tiene la reputación de ser la nación más plana del planeta, una condición perfecta para apreciar cada ocaso en todo su esplendor.

Lo único que hace falta es ir a la playa para hacerlo desde la costa, en un punto tranquilo. Las redes sociales están llenas de fotografías que demuestran que las puestas de sol en este país son las más bellas del mundo; no obstante, ninguna será como la que tú puedas llegar a mirar.

Sumérgete junto a los arrecifes de coral

Con las múltiples barreras de coral que rodean a sus atolones, es imprescindible que te atreves a nadar junto a los peces y tortugas marinas que han hecho de ellas su hogar. No hay nada como ver tu mismo un arrecife bajo las aguas cristalinas y convivir con toda esa biodiversidad marina.

La ventaja es que en este lugar abundan buenos instructores de buceo, por lo cual incluso la gente principiante se llevará un buen sabor de boca a la hora de meterse al agua. Y si no te atreves con el buceo podrás verlo desde la superficie haciendo snorkel.

Prueba el mashuni

En Maldivas encontrarás una gran variedad de platillos típicos y deliciosos, que combinan la comida de mar con las influencias asiáticas y árabes del lugar. Uno de los más famosos es el mashuni, una rica ensalada preparada a base de atún, cebolla, coco y chiles, aderezada con limón y acompañada de roshi, una especie de pan semejante a una tortilla.

De acuerdo con las costumbres locales, las frutas son la mejor guarnición para esta sabrosa comida, que además de tener un sabor único, es muy sana y sin exceso de calorías.

Ve a admirar la fauna local

Algunas de las especies de animales marinos más fascinantes del mundo, se encuentran en las aguas de Maldivas: delfines, mantas, tortugas marinas y por supuesto, el hermoso tiburón ballena.

Los avistamientos de estas criaturas son más comunes de lo que crees si viajas durante la temporada adecuada. Basta con subirte a un barco y adentrarte en altamar para ser testigo de un espectáculo que no todo el mundo tiene la suerte de disfrutar. Algunos animales, como los delfines, no tienen inhibiciones de acercarse para saludar a los turistas.

Anímate a visitar el Centro Islámico

Ubicado en la zona más distintiva de Malé, el Centro Islámico alberga la Gran Mezquita del Viernes, el edificio más grande del país en su clase. Echa completamente de mármol, es el monumento más distintivo de la nación y un ejemplo hermoso de arquitectura.

En el mismo sitio podrás apreciar una enorme biblioteca e interiores exquisitamente decorados, que incluyen una sala de conferencias y varias aulas, pues este también es un recinto cultural.

Disfruta de un picnic en una isla desierta

Un día que no te apetezca hacer nada más que disfrutar del buen clima, deberías ir a comer a la playa en buena compañía. 

Si te levantas lo suficientemente temprano, podrías llegar a presenciar el amanecer en el horizonte, pues la salida del sol en esta parte del mundo, es una escena tan preciosa como la de propios atardeceres. Para posteriormente tomar un bote que te lleve a una isla desierta o un banco de arena y disfrutar de toda una aventura.

Admira la bioluminiscencia de Vaadhoo

Vaadhoo es una de las playas más famosas de Maldivas, debido al insólito y hermoso fenómeno que se apodera de sus arenas por la noche. Se trata de la bioluminiscencia, un efecto que las hace resplandecer con hermosos tonos azules y verdes, apenas se hace de noche.

Los microorganismos conocidos como fitoplancton, que se encuentran en la costa, son los responsables de este inusual resplandor. Son completamente inofensivos, por lo que es seguro caminar cuando la playa está brillando al máximo.

Mirar este espectáculo de la naturaleza es algo único y maravilloso.

Leave a Reply